Roger de Flor y el espíritu almogávar. XII.

Publicado: 20/02/2011 en Uncategorized

Almogávar                       

 No ha habido, ni habrá ejercito igual en toda la historia, son el resultado de la lucha, de varios siglos, de unos pueblos por su libertad; lean y comparen.

Más que un ejército,era un estilo de vida,luchaban mientras, niños y mujeres miraban y aprendian, viajaban juntos mayores, mujeres y niños, no tenían oficio,vivian del saqueo.

Los almogávares fueron tropas formadas por pobladores de las serranías ibéricas y montañas del pirineo aragonés-catalán en los siglos XII y XIV.

Disciplina férrea, vivían o morían saqueando al vencido; combatieron en la reconquista al servicio de la corona de Aragón.

Peleaban por dinero, por subsistencia y por vicio, ya que era su profesión natural,la guerrilla es su estrategia; eran formados casi desde niños.

Vivian en montañas y bosques, pasaban uno o dos dias saqueando terreno enemigo, pasaban 2 o 3 días sin comer o comían hierbas, dormian en el suelo.

Combatían a pie, con una lanza larga, dos dardos, espada corta, un cuchillo largo  y panetera de cuero para viandas a la espalda.

Formaban escuadrones de 12 hombres para operaciones pequeñas, mandadas por un almugaten (capitán); o un adalid (guía) si eran operaciones más grandes.

Barba larga, camisa corta todo el año, grueso cinturón, abarcas en los pies, calzas en las piernas, todo ello de cuero,  y una piedra de fuego.

Eran crueles y sangrientos, pero también devotos aficionados a oir misa antes de la batalla.

Golpeaban las armas con la piedra antes de entar en combate, al mismo tiempo que gritaban «Desperta Ferro! Matem, matem», «Sant Jordi!» o «Aragó, aragó»

La chipas, los gritos, el gran valor , resistencia, la rapidez, la fuerza y su fiereza aterrorizaban a sus enemigos.

se lanzaban sobre el enemigo como auténticos diablos; presumian que, durante la batalla, su chuzo había pasado más tiempo dentro del cuerpo del adversario que fuera.

En la batalla de la Plana de Gagliano (Sicilia),  el Conde de Brienne, jefe del ejército francés,  exclamó:

“¡Dios mío! ¿Qué va a ser esto? Hemos tropezado con diablos, pues los que despiertan al hierro, parece que han de pelear con mucho valor”

En 1245 los reyes de Aragón concluyen la Reconquista, llegaron hasta Alicante donde el río Segura desemboca al mar; Castilla continuará hasta recobrar el resto de España.

Roger les dará, el mejor escenario de batalla y gloria que un soldado cristiano de la época podía desear: defensa de la Fe, engrandecimiento de la Patria y suculentos botines.  

En  Sicilia en 1282,los partidarios del Papa, llamados güelfos, colocaron en el trono a Carlos de Anjou, un francés que había repartido el regalo entre sus amigos.

El partido contrario, el de los gibelinos, conspiraba contra él, pero sin candidato, no tenían nada que hacer.

En Aragón, el rey Pedro III (1276-1258) viendo la oportunidad, reclamó sus derechos dinásticos, se había casado con una alemana, Constanza de Hohenstaufen que los tenia.
 
Declaró la guerra a los franceses y los machacó con las compañías de almogávares (Vísperas Sicilianas),comienzÓ así la presencia española en Italia, duró cinco siglos.
 
Conquistada Sicilia, al heredero de Pedro el Grande, Federico II, empezó a incomodarle la presencia de los almogávares, no podían vivir sin guerrear.

Habían pasado unos años persiguiendo a los franceses por el reino de Nápoles, con la paz de Caltabellota (1302),la diversión se les acabó. 
 
El  rey franco,(intrigado por su valor), propuso a un prisionero almogávar, una justa con su mejor caballero; si salía vencedor podría volver con los suyos. Encantado aceptó.
 
El caballero francés estaba completamente armado y acorazado; antes de que pestañeara el francés, el español midió la distancia, saltó y  alanceó al caballo hasta matarlo.

El francés cayó rodando al suelo, el almogávar iba a descuartizarlo;cuando el rey pidió que le perdonase la vida; que así fué. El español regresó a casa tan campante.

El emperador bizantino Andrónico II Paleólogo,  los contrató para expulsar a los turcos; a cambio Roger de Flor su caudillo, pidió pasta, esposa y el título de Mega Dux .

Le hizo Megaduque y le dio la mano de su sobrina María, hija del zar de  Bulgaria.

Roger de Flor, era soldado de fortuna, antes de recalar en la compañía aragonesa, había sido templario, cruzado en San Juan de Acre y pirata. Un genuino aventurero medieval.
 
La expedición zarpó de Sicilia en el verano de 1302, con 32 naves, 2.500 hombres que con mujeres e hijos sumaban 7000 personas.

En menos de un año, en una escaramuza matan a 3.000 genoveses, luego a 13.000 turcos, toman  Filadelfia, Magnesia , Éfeso; retirandose los turcos a  Cilicia y Tauro.

Roger de Flor y 7.000 almogávares al alba, después de hacer saltar chispas con las espadas, corrieron colina abajo,gritando como posesos los nombres de Aragón y su santo patrón.

Los turcos huyeron en estampida, mataron a 18.000 de los casi 40.000 jenízaros que eran; sucedió en el Monte Tauro, el 15 de Agosto del 1304, Ramón Muntaner era su cronista.
 
En 1304, el emperador de Bizancio nombra césar a Roger de Flor por sus éxitos; Miguel, hijo del emperador; celoso, invita a Roger a una celebración en su honor, en Adrianópolis.

Contrata a unos mercenarios alanos y  asesinan a Roger de Flor y sus generales en el banquete; el 4 de abril de 1305; Confiaban que los almogávares, sin líderes, se rendirían.

El asesinato de Roger se veía venir; el robo de los tesoros almogávares custodiados en  Magesia, pago de servicios militares con moneda devaluada, ect……  

Hasta su propía esposa María, nieta del emperador le advirtió de la traidora corte bizantina, donde creció y fué educada.

Los amigos de Roger aconsejaban que fuera prudente y cauteloso frente a los griegos, no cesaban en dar pruebas de enemistad hacia el Ejército que los había liberado. 

Roger se mostraba ausente y embelesado por los sueños de grandeza imperial, fruto de hábiles maniobras imperiales; no atendía a los consejos de advertencia. 

Debilitaron su espíritu militar, emparentandolo con la casa imperial, creyó que era de los suyos; hasta acabar con su vida y casi la de todos los españoles de la zona.

Con la muerte de Roger, se inició una cacería humana contra los españoles residentes en el Imperio, que afectó a más de 5000 almogávares y otros tantos comerciantes españoles.

Venecianos,florentinos y genoveses dueños del comercio imperial en esos momentos, apoyaron este exterminio por temor al poder militar y ecónomico de la casa de Aragón. 

Los 2000 Almogávares supervivientes se reagruparon en Galípoli, lugar desde el cual vengar la muerte de su Caudillo y la de miles de sus compatriotas.

Bajo el mando de Berenguer de Entenza, contraatacaron arrasando pueblos, aldeas y todo cuanto encontraron a su paso en Tracia y Macedonia (venganza catalana).

Luego persiguen  y matan a todos los mercenarios alanos (8.700), menos a sus  mujeres; terminada su venganza,  forman un consejo de gobierno (Consell de Dotze).
 
El emperador, manda un gran ejército de 30.000 griegos en la batalla de Galípoli el 7 de Junio del 1305, contra ellos, lo destrozaron matando a 26.000 bizantinos.

Pocos pocos días después, otro Ejército de más de 100.000 griegos que igualmente fue derrotado en la Batalla de Apros.

Las increíbles batallas de Galípoli y Apros están escritas en la Historia Militar como las más asombrosas para los estudiosos. 

El duque Brienne de Atenas, los contrata para luchar contra los griegos; rematado el trabajo, no les paga y les ordena abandonar las tierras. en la batalla del río Cefis (1311).

La Compañía se niega y durante el invierno el duque reúne un ejército con lo más selecto de la caballería franca de oriente.

Los almogávares inferiores en número son arrinconados en el plano de Queronea, con el lago de Copais a sus espaldas.

Al día siguiente, 13 de Marzo de 1311 comienza la batalla del rio Cefis.La caballeria franca organizada en tres cuerpos carga en bloque para exterminar a los cercados.

A 100 metros, sus caballos quedan inmovilizados y los almogaváres con ayuda de los turcos (presentian botín y victoria) matan al duque, su caballería e infantería.

Los muy condenaos habían trabajado toda la noche, desviando el cauce del rio e inundando el campo de batalla , jeje.

Toman posesión del ducado en nombre de la Corona de Aragón, negándose a devolverlo . El Papa los excomulga en 1318, por ello.

Ocupan Neopatria (el duque de Tesalia, muere sin descendencia), pasando estas tierras a la Corona de Aragón.

En 1331, un fuerte ejército armado en Francia con el apoyo del Papa intenta recuperar Atenas, pero es derrotado.

La compañia Navarra similar a los almogávares y los Accaiajuoli fueron contratados por banqueros florentinos para exterminarlos.

La ayuda de los reyes de Sicilia y, después, de Aragón, no es decisiva;los almogávares se verán obligados, a establecer pactos de ayuda mutua con los turcos, para sobrevivir.

El 2 de mayo de 1388 el último reducto almogávar, Atenas (Cetina) caía en poder de los navarro-florentinos.

Hasta la caída de Constantinopla, serán venecianos y genoveses los protagonistas del comercio con Oriente, apreciándose ya el deterioro de la corona de Aragón.

Luchará con Francia por mantener su posición en el Mediterráneo Central, interesandose, ya en el S. XV, en unirse a la pujante potencia comercial de  Castilla.

Sus caudillos más importantes fueron Roger de Flor, Bernat de Rocafort y Berenguer d’ Entença.

DESCRIPCIÓN HISTORIADORES.

Datos literales que figuran en las obras de Montaner, Desclot, Biancas, Zurita y otros historiadores, se hace de los terribles almogávares la siguiente descripción:

«De estatura aventajada, alcanzando grandes fuerzas, bien conformados de miembros, sin más carnes que las convenientes para trabar y dar juego aquella: máquina colosal, y por lo mismo ágil y ligero por extremo, curtido a todo trabajo y fatiga, rápido en la marcha, firme en la pelea, despreciador de la vida propia, y así señor despiadado de las ajenas, confiado en su esfuerzo personal y en su valor, y por lo mismo queriendo combatir al enemigo de cerca y brazo a brazo para satisfacer más fácilmente su venganza, complaciéndose en herir y matar.

Su ferocidad guerrera eclipsaba la idea del falangista griego y el legionario romano; superándoles en el gesto feroz enmarcado en el revuelto cabello, sus acerados músculos se enroscaban en brazos y pechos como sierpes de Laoconte, y en su traje se unía la rusticidad goda a la dureza de los siglos medios.

Cubrían su cabeza con una red de hierro que bajaba en forma de sayo como las antiguas capelinas, prestándoles 1a defensa que a los demás ofrecían el casco, la coraza y las grevas; envolvían los pies en abarcas, y pieles de fieras les servían de antiparas en las piernas.

No llevaban escudo ni adarga, limitándose a la espada, pendiente de rústica correa que bajaba del hombro ó sujeta al talle por ancho talabarte, y un pequeño chuzo semejante al usado por los alféreces del siglo XVI. Iban provistos de dos ó tres dardos ó azconas que arrojaban tan pujante y certeramente que atravesaban escudos y armaduras de parte á parte.

El campo les prestaba hierbas y agua, y su único menester era el pan, que guardaban en el zurrón ó esquero puesto a la espalda. Su vestido, en todo tiempo, era una camisa corta y una ropilla de pieles; vivían más en los desiertos que en poblado; dormían sobre el suelo y, curtidos en la fatiga y las privaciones, tenían singular gallardía y ligereza.

Nada era imposible a tales soldados, que hacían continua guerra a los moros enriqueciéndose con el botín de la conquista, y para quienes era obra de pocas horas1a más larga jornada, cosa corriente vadear un río, escalar ásperas pendientes y llegar silenciosos cerca del enemigo para hacer más horrible su alarido al caer sobre los sorprendidos en certísimos saltos é interpresas, azotando el hierro contra el hierro ó contra el suelo al grito implacable de:¡Desperta ferro!.

Cuando los almogávares formaban parte de un ejército, estaban encargados del servicio de exploración en la vanguardia y en los flancos, cubriendo sus movimientos; generalmente combatían á pie y en orden abierto, pero podían servirse del caballo del enemigo vencido y peleaban en orden cerrado cuando era menester, reuniéndose rápidamente y formando masas capaces de resistir el ímpetu de la caballería árabe. En Castilla hubo también almogávares a caballo, que tenían condición más elevada que los de a pie.

Según la Partida II, título XXII, 1ey 6.ª, la jerarquía militar de los almogávares era la siguiente: El almogávar sencillo, llamado también peón (voces que se confundieron en

Castilla), podía elevarse al grado de capitán ó almocadén (V. esta palabra); de almocadén se pasaba á almogávar de a caballo, y de este grado al de adalid (V. esta palabra).

 Muchas son las opiniones que se han sustentado sobre el origen de los almogávares, y si bien algunos, como Paquimerio y Moncada, los hacen venir de los ávaros, pueblo que contribuyó á la destrucción del Imperio romano, y otros los suponen oriundos de las montañas de Aragón y Cataluña, la opinión más generalizada, basada en hechos, deduce que los almogávares no formaron un cuerpo de nación distinto de los demás soldados españoles; de ser así, era regular que tuvieran por asiento pueblos y comarcas determinados, y que sus nombres y apellidos guardaran consonancia con la lengua de sus antepasados; y Montaner, Desclot, Zurita y otros autores citan los nombres de muchos almogávares de los que aparece todo lo contrario: el capitán almogávar que Calabria sorprendió a los de Alenson era de Tárrega; Montaner cita 20 que eran de Segorbe, y otros autores afirman que muchos de ellos procedían de todas las regiones de la Península, incluso muzárabes, principalmente los que vinieron de los confines del reino de Granada, después de la expedición de don Alfonso el Batallador, que se trajo unos 12.000, que el monarca desparramó por varias ciudades como Calatayud, Borja, etc.

Estos y sus hijos dieron gran contingente a los almogávares, reclutándose también muchos entre los aventureros de las ciudades y aun entre los mismos árabes, sin que por esto dejaran de figurar entre sus filas muchos castellanos.

En las montañas de Asturias y Galicia se reclutaron compañías enteras que iban a tener frontera en los puertos del Muradal (Sierra Morena). Según Desclot, estas compañías tomaban el nombre de Golfines, y en su mayoría eran hidalgos, que por no tener bastante hacienda para vivir según su estado, ó por haberla jugado ó despilfarrado, ó bien por algún delito que les obligaba a ausentarse de su país, se alistaban en aquellas tropas y se iban a las fronteras a luchar con los moros, en espera del botín que les prometía fortuna y bienandanza, pues es de notar que los almogávares, por lo general, no percibían sueldo del erario público.

Social y políticamente hablando, estos soldados desempeñaron, junto con los gremios y burgueses de las ciudades, importante papel, sosteniendo la autoridad real para poner a raya primero, combatir después y dominar al fin las demasías y arrogancias de los nobles y ricos hombres, árbitros de la soberanía real y tiranos de los pueblos.

Las hazañas de los almogávares llenan la historia; sus heroicidades parecerían fabulosas é imposibles de realizar, si tanto en las obras antiguas de historia como en las modernas no se refirieran: Amori, Buchoz y otros en nuestros tiempos estudian los hechos de estos soldados en Cataluña, en las fronteras de los árabes, en Sicilia, en Italia yen Oriente, y confirman plenamente sus cualidades y ardimiento, no superados ni igualados por otros soldados de ejército alguno.

(Enciclopedia Espasa, Tomo 4, pág. 852 y 853) 
 
RELACCIÓN INICIOS (reproducción casi literal)

La primera cita de su existencia la encontramos en Zurita cuando señala que Alfonso I el Batallador colocó almogávares como custodios de la fortaleza de El Castellar, sobre

1114, con vistas a la toma de la gran capital del Valle del Ebro, tal y como, por otra parte, recoge la Crónica de San Juan de la Peña.

Quizás su origen pudiera centrarse en el momento de mayor presión aragonesa sobre los somontanos oscenses según los modos prerromanos de depredación de la riqueza agrícola de  los valles por los pueblos pastores de la montaña, todo ello al margen de la acción real, más preocupada por la toma de castillos estratégicos y ciudades.

El desarrollo y expansión de los almogávares acompañó al desplazamiento de las fronteras del Reino, para consolidarse en las campañas de la Taifa de Valencia.

Así, en 1237, están presentes en el Puig de Santa María, posición avanzada sobre la ciudad de Valencia, 150 almogávares junto a Rodrigo de Lizana, Jimeno Pérez de Tarazona, Guillem de Aguiló y freires templarios.
 
Al mismo Lizana puede vérsele recorrer la campiña de Játiva con su mesnada y varias compañías almogávares en torno a 1248.

SU CRONISTA RAMON MUNTANER (reproducción casi literal).

Ramón Muntaner fue Cronista de los Almogávares; de los bizantinos Nicéforo Gregoras y Pachimerio, por eso conocemos esta Gran Historia.

Sus Crónicas Almogávares, son escritas veinte años después de su abandono voluntario de la Hueste Almogávar.

Ramón Muntaner era de los pocos miembros de la Compañía Almogávar que sabían leer y escribir. Era lo que podemos considerar un “intelectual” de la época.

Los Almogávares eran unos maestros en las armas, pero unos completos analfabetos en las letras. Para ellos, Muntaner era el maestro, el Señor de las Letras.

Muntaner no escribió sus Crónicas mientras sucedían los hechos, sino 20 años después, en el ocaso de su vida, mientras disfrutaba de un cómodo retiro en la Isla de Ibiza.

Era Gobernador por designación real de Jaime II de Aragón, gran enemigo de la Hueste y uno de los culpables de su final fracaso.

No se sabe muy bien qué es lo que empujó a Muntaner a acompañar a la Hueste Almogávar a Bizancio.

Hombre de posición nobiliaria, próximo a la realeza, amigo de la Casa real de Aragón, sin necesidades de ningún tipo, es extraño que se uniera a gentes que carecían de todo.

Casi seguro que Muntaner se fue a Bizancio en condición de agente informador de los Reyes Jaime II de Aragón y Fabrique de Sicilia, ambos hermanos.

Su función dentro de la Hueste era la de Administrador de las riquezas y de las cuentas almogávares. Era, en términos coloquiales, “el contable”, “el funcionario”.

También ejercía funciones de depositario de los tesoros almogávares. Muntaner no era realmente un guerrero; más bien era un diplomático; de las letras y del dinero.

No participó en la mayoría de las grandes batallas como las de Galípoli o Apros. Siempre estaba en un recinto amurallado, bien protegido, rodeado de las riquezas.

Sus virtudes guerreras eran bien escasas; su campo de batalla era la letra y la palabra. En definitiva, era un extraño en un mundo que no le pertenecía.

Su función de depositario de las riquezas fue ejercida negligentemente.Recordar lo que sucedió en Magnesia, donde los bizantinos expoliaron cobardemente los tesoros almogávares.

Muntaner nunca acompañaba a Roger de Flor en sus negociaciones económicas, en las ciudades bizantinas de Constantinopla y Adrianópolis.

Su categoría cultural y económica habrían ayudado a las negociaciones económicas por los impagos bizantinos, el propio Muntaner habría sido el más indicado para dirigirlas.

Muntaner se encontraba muy a gusto entre las murallas de las ciudades almogávares, especialmente en Galípoli, donde se rodeó de una corte de comerciantes y de  gandules.

Galípoli, gran Capital Almogávar, de donde el propio Muntaner fue nombrado Gobernador, por el Consejo Almogávar.

Su condición de escritor de retaguardia, sus acreditadas mentiras, sus funciones de administrador-depositario almogávar,su proximidad íntima a la Casa Real de Aragón.

Muntaner abandonó la compañá  en 1308, y se fue a escenarios políticos más cómodos donde desarrollar sus capacidades literarias, que las tenía, y muy buenas.

A los Almogávares les quedaba su último capítulo glorioso; La Conquista de los Ducados de Atenas y Neopatria, cuyos títulos ostenta hoy en día el Jefe de la Casa Real Española.

Muntaner se fue con su barco lleno de riquezas, en fin era el Administrador y quizás un excelente espía-traidor.

   F.D.O.

                     Catt69.

 Ver fotos de XII. Roger de Flor y el espíritu almogávar. »

Comentarios sobre XII. Roger de Flor y el espíritu almogávar.

Buen artículo, buen resumen de la gesta de los almogávares.
nos alegramos de que haya gente interesada en recuperar su historia.

DISPIERTA FIERRO !!!!

posdata:
no confundir el chuzo con un cuchillo, el chuzo era otra cosa
http://almogavares.foros.ws/t928/chuzo-almogavar/

Es el espíritu que llevamos dentro, no se puede renunciar a él.
Gracias por tu comentario, inmediatamente hago la corrección.

A mi los que más me han molao son

ALMUGÁVARES VIA SUS- historia
LA PROMESA DEL ALMOGÁVAR-novela

Buen libro La compañía de Almogávares. Por Angel Boya Balet.
XII. Roger de Flor y el espíritu almogávar.

Enlace recibido desde LXXXVII.Francisco Franco. …
[…]omo nuestros soldados a lo largo de la historia, en la guerra antes de matar (como los Almogávares que oían misa y comulgaban).http://catt69.obolog.com/xii-roger-flor-espiritu-almogavar-310717 ” Fue el 4 de abril de 1305. Después de aquello los griegos creyeron que la tropa almogávar, sin jefes, pediría cuartel. Pero eso era desconocer al personal. Cuando apareció el inmenso ejército bizantino para someterlos, aquellos matarifes oyeron misa y comulgaron. Luego gritaron: Desperta ferro, Aragón, Aragón, y se lanzaron contra el enemig[…]
albert albert

Sin duda la era de los almogávares se constituye como uno de los episodios mas dulces de la historia de Cataluña.
Bueno, en el blog les llamas españoles. Si bueno, no hablaban español, España no existía, no eran llamados entonces como tales y tampoco ellos así se consideraban, pero vale.

Tampoco eran catalanes, si hay que ponerles un orígen determinado eran aragoneses aunque en general había compañías completas de asturianos, gallegos y castellanos de todas las provincias de la antigua Hispania romana, sobre todo en su época de lucha contra los moros. Además de reclutar personal por todos los lugares por donde pasaban.   

Catalán, catalán el cronista tal vez que por cierto vaya pájaro.

Saludos Albert.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s